Viajar es la Vida

Blog de Viajes

Blog para auténticos amantes del placer de viajar y las sensaciones y experiencias que transmite.

Filipinas, La perla del Pacifico.

Escrito por viajareslavida 27-02-2018 en Destinos. Comentarios (0)

Filipinas es quizás aún hoy día y para fortuna de aquellos que tienen oportunidad de viajar con cierta frecuencia en busca de paraísos naturales, un gigante turístico que aún está despertando. No obstante, hablamos de un país que se jacta de contar en su haber con más de 7.100 islas a lo largo de su fragmentado mapa territorial.

Esta antigua colonia española por más de 200 años aún conserva cierta influencia de nuestro paso por aquellas tierras y aunque su capital Manila es bastante diferente al resto de Filipinas, estamos ante un tapado que poco a poco se va a asomando al mundo y abriéndose al desarrollo turístico. 

Partiendo de la base de que se trata de un destino completamente dirigido a los amantes de la naturaleza y los entornos marinos, la oferta es excelsa. Desde actividades de buceo, kayak o surf en uno de los grandes templos del surf como es la Isla de Siargao y su famosa Cloud 9, pasando por visitas a playas paradisiacas, manglares, barreras de coral, o las Chocolate Hills y sus pequeños Tarseros; Filipinas es un destino que no decepciona en absoluto. 

Si viajamos fuera de temporada, podemos encontrar vuelos muy baratos que en ningún caso deberían superar los 800 euros y los alojamientos en comparación con los precios europeos tampoco están nada mal. 

La moneda local es el Peso Filipino, que en principio sale bastante bien al cambio (especialmente si lo hacemos en el propio aeropuerto de Manila) y donde el euro se mantiene fuerte.

En cuanto a la gastronomía, más allá de algunos platos locales como el Pancit Palabok, un plato de noodles con base de carne de cerdo como plato más conocido, su cocina se basa en la influencia de otros países asiáticos. No es tan famosa como la importada de otros países de su entorno (Tailandia, China…) pero tampoco está mal.

Desde aquí, animo a todos los amantes de la naturaleza y del placer de viajar a descubrir un país tan apasionante como es Filipinas.



¿Cuándo conviene asegurarse en un viaje?

Escrito por viajareslavida 27-02-2018 en organizar viajes. Comentarios (0)

Cuando planificamos un viaje debemos tener todo bajo control y una buena organización de estos, va más allá de la selección de un destino paradisiaco fuera de temporada con las mejores playas o encontrar alojamiento a buen precio fuera de temporada. Sin duda ese es un buenísimo comienzo. 

Pero la diferencia en una óptima organización de un viaje y el detalle que puede marcar la diferencia puede ser contratar un seguro de vida especialmente diseñado para viajes o un seguro deportivo si, además, vamos a practicar determinadas actividades deportivas de riesgo, que no todas las aseguradoras están dispuestas a cubrir.

Está claro, que puede dar un poco de reparo pensar de inicio en estas cosas, pero es que hay que contemplar todos los escenarios posibles dentro de un viaje, especialmente si los destinos son exóticos o como mínimo existen zonas con cierto riesgo ya sea por contraer alguna enfermedad o por la posibilidad de sufrir alguna desgracia, más allá de una lesión muscular.

Es entonces cuando los seguros de estas características se convierten en una más que recomendable opción ante cualquier situación que se escape de nuestro alcance, añadiendo así una capa más de seguridad y tranquilidad a nuestro viaje. Tratamientos o intervenciones médicas en el país de destino, repatriaciones, desplazamientos, reembolsamientos, son sólo algunos de los ejemplos de su gran utilidad.

Además, hoy más que nunca, podemos informarnos y comparar vía online entre una gran multitud de seguros de compañías de ámbito internacional, viendo con detenimiento las características de las pólizas que pudieras necesitar en función de las características del viaje. Podemos optar también según estas circunstancias entre seguros más orientados a los viajes, seguros deportivos o seguros de vida más comunes y generalistas.

Al final,  es una decisión muy personal, pero bajo mi experiencia y punto de vista, muy útil, aunque afortunadamente para mi salud, nunca tuve que hacer uso de ninguna de las modalidades de estos servicios de salud.



Cómo preparar un equipaje de forma sencilla.

Escrito por viajareslavida 27-02-2018 en equipaje. Comentarios (0)

Hay gente con una especial intuición y facilidad para realizar el equipaje, cualquiera que sea el tiempo y el destino al que se dirigirá en el futuro. La respuesta más sencilla a este hecho seguramente es la experiencia de cada uno. Es lógico, al fin y al cabo, es la forma más lógica de aprender y bajo el contexto en donde somos consientes de aquellos elementos que hemos podido echar en falta o cuales no sobraron completamente.

Lo que es indiscutible, es que un mal equipaje puede marcar muchos detalles del viaje y ponernos en algunas dificultades. Las compañías aéreas, especialmente las low cost, ponen cada vez más restricciones en cuanto a pesos, medidas y contenido mismo que pueden acompañarnos en un viaje, he aquí las primeras barreras o limitaciones que podemos encontrarnos, con la consecuente penalización y sobregasto dentro de nuestro presupuesto inicial. 

Ocurre algo similar si nos desplazamos en otros medios de transporte como trenes o coches, debemos tener en cuenta las dimensiones de nuestro equipaje, pues a más tamaño y peso más dificultades de movilidad tendremos, más limitaciones de espacio dentro de algunos habitáculos y hasta un mayor consumo de combustible puede suponer esa diferencia de peso.

¿Qué podemos hacer entonces para conseguir un equipaje con todo lo necesario, ligero y en poco tiempo? Repasemos algunos sencillos consejos:

1.En primer lugar, debemos seleccionar la mochila o trolley que vamos a utilizar. Piensa en los elementos imprescindibles que quieras incluir. Piensa de forma sencilla y en ligero.

2.Deja todo lo que te vas a levar en el suelo y comienza a separar y planificar por tipo de prenda (calzado, abrigo) así como el grosor de los materiales, puede ser la diferencia entre ganar o perder espacio.

3.Intenta empaquetar a su vez por tipos de prendas en distintas bolsas para aprovechar mejor el espacio y comprimir las mismas.

4.Por último piensa en aquello que realmente vas a usar, es decir, pon en marcha el sentido común.